1 de septiembre de 2011

LA ÚLTIMA NEURONA

Letra, música e intérprete: Daniel Tuchmann.
Disco: La última neurona.




No me pidas que me quede,
pues no me puedo quedar;
además, te aburriría
a la semana, sin pensar.
Lo que pasa es que estoy loco,
pero loco de verdad;
no pienses que es una pose
o que te quiero impresionar.

Lo que pasa es que estoy loco,
pero loco de verdad…
La neurona que me queda
me la quiero reservar,
para el día de mi muerte
—no se me vaya a pasar,
y me quede para siempre
en este espantoso lugar,
y me quede para siempre
en este espantoso lugar—.

No me pidas que me quede,
pues no me puedo quedar;
además, te aburriría
a la semana, sin pensar.
Lo que pasa es que estoy loco,
pero loco de verdad;
no pienses que es una pose
o que te quiero impresionar.

Lo que pasa es que estoy loco,
pero loco de verdad…
La neurona que me queda
me la quiero reservar,
para el día de mi muerte
—no se me vaya a pasar,
y me quede para siempre
en este espantoso lugar,
y me quede para siempre
en este espantoso lugar—.

Mi vida,
¡qué aburrida será!
Mi suerte,
¡qué aburrida será!
Mi muerte,
¡no se me vaya a pasar!


Siguiendo con el tema del humor, La última neurona de Daniel Tuchmann lo ejemplifica perfectamente, y justo en la misma frontera difusa (y afortunadamente ya caduca) entre trova y rock. Esto último porque Tuchmann es un destacadísimo ejecutante de la guitarra eléctrica (imposible pensar en un instrumento más rockero, y su técnica notable la podemos apreciar en los solos de la ya revisada Tardes de Briseño, sobre el poema Tierra mojada de López Velarde), pero a la vez él mismo siempre se ha considerado más un trovador. Y para ampliar esta amalgama musical, en La última neurona desarrolla un ritmo más propio del reggae, pero envuelto en un arreglo muy cercano al funk, con esos metales potentes adornando los finales de los últimos versos, por lo que juguetea con ese espíritu del sonido motown. Pero, además, le imprime a su melodía ciertos toques de balada-rock, ampliando el espectro musical de sus influencias. De manera muy inteligente, Tuchmann escoge estos elementos musicales porque son los más propicios para el sentido lúdico, desfachatado de la letra, y todo esto, más los vaivenes de la voz precisa de Tuchmann, entre la calidez inicial y la potencia desgarrada del final, enriquecen el poder musical de la canción, también con fuertes aires del James Brown de Please, please, please, por ejemplo, y del rhythm & blues de fanfarronería y seducción que lo precedieron. Pero Tuchmann se va por el humor negro, básicamente por el gran recurso de reírse de sí mismo, al estilo de Woody Allen, ante la vida precaria que, por lo mismo, no hay que tomarse en serio, o al menos no todo el tiempo. En ese sentido, La última neurona tiene un fondo altamente catártico, pero no al estilo clásico; es decir, no a través de la tragedia ajena que luego libera la angustia ante la propia, sino de la ironía, de efecto inmediato. No obstante, igual hay una pequeña actitud crítica: no deja de señalar que la vida es un “espantoso lugar”, del que nos rescata la muerte. Tanto así, que el verdadero deseo es que la poca lucidez no se vaya, para que esa muerte liberadora “no se me vaya a pasar”. De este modo, el humor de La última neurona no es tanto cínico, sino fársico, con la carga amarga muy velada, sutil, al estilo de Beckett en Esperando a Godot y otras obras.
Obviamente el tipo de narrador y el tema de la rola requerían un lenguaje coloquial, cotidiano, que sonara como lo que es: un monólogo, aunque como mero recurso estilístico parezca dirigido a alguien específico, y no al público en general. Con esto, Tuchmann logra que su lenguaje suene vivo, y que el narrador-personaje suene tan presente (apoyado, obviamente, por esa elección de la primera persona verbal), con una transmisión más directa de sus emociones, livianas y al mismo tiempo fastidiadas, pero sin una amargura real, sino sólo muy al fondo, cuando nos quedamos reflexionando, luego de la sonrisa, ya que la rola terminó. Así, la sutileza de su fondo choca con la transparencia de su lenguaje, pero no inmediatamente, lo que es muestra del acierto estilístico de Tuchmann. Para el final, no es de extrañar que la letra se centre en el aburrimiento, que ya había mencionado irónicamente en el tercer verso, porque La última neurona también suelta una pequeña crítica a la vida de pareja tradicional. Esa institución monstruosa, pero aceptadísima y promovida por religión, discurso oficial y costumbre, en esta rola es la responsable de que la vida se vuelva ese “espantoso lugar”, y que todo el que no la siga sea, incluso para sí mismo, un “loco, pero loco de verdad”, que lo último que desea es quedarse en ella. Lo notable del recurso de Tuchmann es que incluso esa crítica, el verdadero fondo de la letra, no se note de entrada. Pero no es una deficiencia; al contrario, se corresponde perfectamente con el tono humorístico negro. En otras canciones se podrá ver su lado más amargo, directo. Pero para La última neurona Daniel Tuchmann prefiere la catarsis del divertimento autoirónico, porque no pretende resolver nada, sino sólo describirlo sarcásticamente, en el fondo para que duela menos, aunque sea por un rato. Y quienes conocemos esa práctica, sabemos lo mucho que alivia…

21 comentarios:

  1. A mí esta rola siempre me ha gustado mucho, inclusive en una versión salsera que le escuché una vez con un grupo de música tropical en el que participaba Tuchman, no sé si era Recuerdos del Son o Salario mínimo o alguno de ese tipo o si sólo estaba de invitado, el caso es que cantaba su canción con un arreglo salsero o sonero, en alguna ocasión subí un post sobre La última... obviamente sin la calidad, información, análisis y lucidez de tus escritos, que siempre aportan algo nuevo e interesante, aunque a algunas personas a quienes recomiendo que te lean, digan que son pesados por su extensión, a mí eso no me importa, porque siempre son interesantes.

    Saludos carnal.

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias, amigo Ariel.
    Interesante lo de esa versión que cuentas y que no conozco, pese a que nunca he sido muy bueno para gustar de lo guapachoso...
    Lo que me dices de que los textos largos resultan pesados, en realidad lo esperaba desde que iba creando el blog. Esto porque ya lo he vivido como profesor: los alumnos alegan con todo cuando se les dejan lecturas de 10, 15 o más cuartillas. Tengo muy claro que es parte de la nula cultura de lectura que padece el país, con uno de los promedios más bajos a nivel mundial. Pero a pesar de esperarlo, decidí siempre sostener la extensión tal como requirieran los análisis para ser lo suficientemente profundos, porque ese es el sentido de estos espacios, y no sólo dar la "embarradita" informativa a la que las restricciones de los medios oficiales nos tienen acostumbrados. Si eso espanta a ciertos posibles lectores, es una lástima, pero no me hace dudar de mi posición... Ni modus....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Por fortuna, estos espacios son nuestros totalmente y no están condicionados a nada, ni siquiera a la cantidad y calidad de lectores, están allí para quien quiera leernos y no están para quien no quiera, por eso amo éste entretenimiento: escribo cuando quiero y lo que quiero y me lee el que quiera y cuando quiera ¡pura libertad!

    ResponderEliminar
  4. La versión "guapachosa", debe estar por allí, yo la pesqué por casualidad en un programa de canal once, me llamó la atención porque ya conocía la canción y ver a Tuchman en esa faceta, pero hasta allí, no volví a recordarla, hasta el día en que leí tu artículo.

    ResponderEliminar
  5. Toda la razón en lo que dices, amigo Ariel. No obstante, y como ya conté, sí tomé una decisión pensando en el lector común: la de no poner en los posts la transcripción literal de los análisis hechos con los métodos señalados, sus matrices actanciales, esquemas estructurales, estilísticos integrales, etc., porque me pareció que resultaría un espacio demasiado académico, inaccesible para los que no tienen el interés específico en los análisis estrictamente profesionales. Por ello, tomé como fundamento esos resultados para la elección y calificación de las rolas, pero decidí un estilo más cercano al ensayo impresionista para los posts. Con el correr del tiempo creo que fue buena decisión. Pero como la extensión ya tiene que ver con la flojera de lector, y no con la dificultad del contenido, ahí sí prefiero seguir mi propia satisfacción ante lo escrito, gracias a esa libertad que señalas...
    Un abrazo, y seguimos en la línea.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, que me acordé de otra versión del Tuchmann a esta rola: una con orquesta sinfónica apoyándolo, en un programa de tele que conducía Nacho Méndez ("Sin compromisos", creo que se llamaba)...

    ResponderEliminar
  7. Hola, Pinwino (me da flojera el alt+154).
    En efecto, la rola salsera donde Tuchman participa existe, en efecto. Si mal no recuerdo, es con Recuerdos del Son. By the way, en ella el vocalista con acento caribenio introduce asi, palabras mas, palabras menos: "Y ahora con ustedes, Daniel Tuchmann: el Judio Maravilloso". Y a continuacion un exquisito y guapachoso solo de guitarra electrica de Tuchmann que nos hace bailar y pensar que si George Benson hubiera nacido en Guanabacoa y no en Pittsburgh, se echaria un palomazo guitarristico de esa talla. Es un placer leerlos. Ricardo Camarena Castellanos.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por el dato y las palabras, estimado Ricardo. Habrá que buscar esa versión, suena muy interesante. Sin duda Tuchmann es un ejecutante extraordinario de la lira eléctrica, incluso creo que de los mejores en México. Qué lástima que no haya hecho más discos, porque se le conoce muy poco incluso en el medio del rock nacional...
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Pinwino.
    Revuelta, junto con muchos programas pirateados a Rodrigo de O. de "El Rol de Todos los Dias" y mis chorrocientas entrevistas faranduleras de LA, tengo esa rola salsera de Tuchmann, desde luego en viejos cassettes. Pienso bajar a Mexico para 2012 y traerme de mi tambien viejo San Angel, DF, ese material y digitalizarlo (desde luego, dando los debidos cre'ditos). Te la prometo. Ademas, tengo alli' mismo una entrevista larga y amena con Sergio Arau donde me esboza su proyecto de "Un Dia sin Mexicanos" y el Arrejunte del Milenio. Es un testimonio de viva voz que bien cabri'a en tu post de Botellita de Jerez, o el de Naco es Chido. Un saludo y quedo apalabrado con ello! Rivcardo Camarena Castellanos.

    ResponderEliminar
  10. Estupendo, estimado Ricardo, esperaremos con ansias esos aportes invaluables. Muchas gracias por compartir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Chipocludo análisis a esta legendaria rola mi Buen Pingüino, tengo el disco en donde viene pero las demás rolas no me llegaron y ya no compre algún otro disco del buen Daniel, en ese tiempo compre el disco de Patxi Andion en donde viene “si yo fuera mujer” y fue lo mismo las demás rolas ninguna me gustaron y los discos quedaron olvidados.

    Sobre lo que comentan de la duración de los textos, estos están a todas madres, inclusive al leer todos los comentarios uno no termina de aprender, entender, tener más material y después uno regresa y lee los comentarios que se van acumulando y nunca acaba, en las 100 rolas, mi buen Pingüi tengo la sensación de que los textos fueron siendo más grandes y más elaborados conforme se fueron acercando al No.1 y en general todos se fueron complementando con los comentarios, así que no sientan que esto puede generar en que la gente no los lea, yo pensaría en que la gente es más floja para escribir y conste que soy uno de ellos, probablemente si colocas un contador como los que hay en algunos blogs, podrás ver la cantidad de personas que visitan tus blogs, en fin.

    Supongo que conoces este blog, se me hace muy bueno ya que es de Rock Progresivo y aunque esta en Brasileiro, (Bueno Portugués) se entiende, http://progresenhas.blogspot.mx/2012/05/gentle-giant-octopus.html, es como tu blog escuchas la música y lees su descripción y no puedes bajar la música y si tiene muchos enlaces en donde si se pueden bajar, esta grueso el tipo(Romeu Corsino), pero no tenemos la cultura en general los cibernautas de agradecer con algunas pocas palabras.
    Ya estas mi buen amigo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mil gracias, amigo Margarito. Que yo sepa, Tuchmann no grabó otro disco. A mí tampoco me llegan demasiado las otras rolas, salvo un poco "Hace como un año". En cambio, de Patxi sí me laten mucho varias, te recomiendo sobre todo "Samaritana", "Los burmanos y los hugueses", "El maestro" y "Padre", todas excelentes, y de hecho para mí mucho mejores que "Si yo fuera mujer", que la encuentro un tanto efectista.
    No tengo contador a la vista de los lectores, pero sí integrado, en las herramientas de edición del blog, y por suerte sí es un buen número de visitantes, y de países que ni siquiera imagino cómo pueden interesarse en estos espacios (aunque seguro muchos llegan por las imágenes que contiene).
    Finalmente, muchas gracias por el link al blog brasileño, lo voy a revisar sin duda alguna.
    Un abrazo acarnalado.

    ResponderEliminar
  13. A propósito de lo que dices sobre que los textos del otro blog fueron creciendo en tamaño y profundidad, yo también lo creo, amigo Margarito, y pienso que puede deberse a dos motivos, o quizá a ambos: primero, que las rolas mismas son más ricas conforme crecen en calidad, y de ahí el lugar que tuvieron en la lista, por lo que inspiran mayores reflexiones; y segundo, que, como casi con toda práctica, conforme agarré el ritmo la pluma se me fue soltando, porque los textos los fui escribiendo tal y como aparecen; es decir, de la rola 105 (contando los bonus tracks) a la 1. Sólo la PRESENTACIÓN la escribí al último.

    ResponderEliminar
  14. Mi blog fue citado aquí. No creo!!
    Abrazo amigos!

    ResponderEliminar
  15. Igualmente, estimado Romeu (perdón por no ponerlo en portugués, pero sólo sé leerlo, no escribirlo). Como puedes ver, conocimos tu magnífico blog gracias a la recomendación del amigo Margarito, así que te felicito por su alto nivel, sobre mi tipo de rock preferido: el progresivo. Ya lo incluí en la lista de blogs recomendables.
    Un abrazo, y ojalá puedas aportar tus comentarios por aquí y en el otro blog, y así podamos romper la barrera del idioma.

    ResponderEliminar
  16. Podemos hablar en español sin problemas. Lo incluí a tu blog en mi lista igualmente! Estoy muy agradecido por su visita al ProgResenhas.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Nada que agradecer, amigo Romeu, es un placer leer (y recomendar) un blog tan bien hecho como el tuyo.
    Un abrazo, y seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
  18. quiero compartir aquí una liga del disco de Daniel Tuchmann, La Ultima Neurona, que ya se encuentra a la venta en CD Baby, http://www.cdbaby.com/cd/danieltuchmann1

    ResponderEliminar
  19. Muchísimas gracias por el aporte, estimada Miriam, qué bueno que el disco de Daniel esté al alcance de nuevo.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  20. hola.....hace muchos años que escuche esta cancion....hoy la encontre cuando pensaba que ya no era posible...solo que los recuerdos me refieren a otra version que era como mas rockera blues...sabra alguien cual version es....gracias

    ResponderEliminar
  21. Mil gracias por comentar, estimado César. Yo desconozco esa versión que mencionas, pero quizá alguien sí, así que aquí queda la invitación a aportar algún dato de ella.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar