10 de junio de 2013

SOUVENIR


Letra y música: Juan Bolaños y Hugo Tamez.
Intérprete: Luzbel.
Disco: ¿Otra vez?


Como la mañana y el vino de abril,
tengo tu recuerdo, ¡oh, Souvenir!
Busco tu voz y en el eco me responde tu silencio;
la obscuridad de tu alcoba me responde que te vas…

No sé por qué tienes que partir,
si todo era bello y era feliz,
si tu presencia en mi vida es como en este mundo el viento,
si el corazón se desgarra de pensar que volarás.

Porque el amor vuela,
la soledad llega,
y tu recuerdo
me hace pedazos,
y tú todavía no te marchas…

Como la mañana y el vino de abril,
tengo tu recuerdo, ¡oh, Souvenir!
Busco tu voz y en el eco me responde tu silencio;
la obscuridad de tu alcoba me responde que te vas…

Porque el amor vuela,
la soledad llega;
porque el amor vuela,
la soledad llega,
y tú todavía no te vas…


Cuando hice el otro blog, supuse que los seguidores de ciertos subgéneros reclamarían su escasa o nula aparición en la lista, así que eso no podría extrañarme. Pero curiosamente me extrañó lo contrario: pasó poco, y en algunos casos, nada. El más significativo fue el caso del llamado heavy metal, o para mayor generalidad, el rock pesado (incluiría todas las variantes del metal, el punk, el trash, etc.): no ha habido un solo reclamo. Supongo que se debe a la falta de argumentos sólidos para contraargumentar los míos, no porque sean demasiado brillantes, sino porque son relativamente evidentes. Yo esperaba ese debate para exponerlos, pero como no llegó, aprovecharé la rola de este post para hacerlo.
He dicho por ahí que, desde el punto de vista de la calidad musical, todo subgénero tiene méritos y deméritos dentro del rock (en otros tipos de música hay varios ejemplos sin mérito alguno). Lo que varía es la cantidad de ellos, y sobre todo, su equilibrio. Salvo muy honrosas excepciones, el heavy metal posee recursos muy limitados en el fondo, aunque la parafernalia y el efectismo intenten ocultarlo a los oídos de los escuchas menos críticos, que son los que generalmente forman su público. Sin duda el mayor mérito de este subgénero es la calidad de sus ejecutantes, sobre todo guitarristas. Los ejemplos sobran: Raúl Greñas, Icar Smith o César Calderón en México, y Slash y el tristemente malogrado Jason Becker en el metal internacional, sólo por citar algunos. Pero esa capacidad técnica muchas veces suele limitarse a la mera velocidad, que debería ser sólo uno de los recursos importantes de una ejecución guitarrística, y en muchos casos, ni siquiera tan primordial, sino más apantallante que efectiva (es fácil notar esa diferencia si comparamos a los metaleros más puros con Jimmy Page, a quien se considera precursor del subgénero, pero que poseía sin duda muchísimos más recursos que la mera rapidez). Pero no es difícil notar que basta escuchar una segunda rola, no ya de un mismo grupo, sino de otro representante del mismo subgénero, para sentir que la repetición es demasiada. Además, suele haber un nivel bastante menor en bajistas y bateristas, quizá no por su propia limitante técnica, sino por la estructura misma del ritmo. Por ello, es difícil encontrar canciones con una búsqueda distinta dentro del heavy metal. Ciertamente esto no es exclusivo de este subgénero; pasa también, por ejemplo, en el blues, y también se explica por su génesis añeja y de cierto primitivismo (no hay que olvidar que es una creación de esclavos negros estadounidenses; es decir, proviene del sector más marginal de su época). No obstante, creadores más modernos sí han mostrado que el apego a la estructura más bien fija del blues no impide la suficiente exploración y fusión con otras formas musicales (ya señalé que Briseño y Real de Catorce son muestras de ello en México). De este modo, aunque las reiteraciones se dan en todos los subgéneros, sin duda el heavy metal, demasiado concentrado en el impacto de la velocidad técnica de sus guitarristas, lo ha vuelto ya una de sus cargas distintivas.
Pero si eso ocurre con este subgénero en la parte musical, esto empeora en el lado de las letras, y más en México. Prácticamente todo el metal mexicano se caracteriza por una contradicción que, por el cariz de sus elementos opuestos, raya en el ridículo: una exageración de recursos supuestamente mortuorios y demoníacos (cadáveres, diablos, infiernos, calaveras, espectros, sangre, blasfemia, apocalipsis, etc.), además de sus contrapartes (ángeles, cielos, pecados, cruces, calvarios y demás), que arman una religiosidad de signo contrario, profundamente ingenua, que vuelve al género infantil e inofensivo, cuando desesperadamente trata de ser lo contrario, rupturista e impactante. Y las veces que intenta incluir alguna crítica social lo hace de manera obvia, fácil, simplona, sin análisis de fondo y sin exploraciones verdaderamente logradas en la forma. Por ello, toda buena intención se queda siempre corta si no aporta nivel artístico, inconformidad estilística ni equilibrio en la emocionalidad oscura que pretende crear.
Curiosamente un caso un poco más logrado en el heavy metal mexicano es la canción Souvenir de Luzbel. Y es curioso, porque justo se debe a que se aleja de la mera explosividad rítmica que suele distinguir al metal, y explora más las tonalidades y los vaivenes melódicos de la balada semigótica, medieval, renacentista y aun toques de celta, algo parecido a lo que han hecho otros grupos (por ejemplo algo de eso hace Scorpions con Wind of change, y sobre todo algunas cosas de Mago de Oz o Rata blanca en el rock en español). Y eso sólo evidencia que líneas melódicas muchísimo más antiguas igual son más ricas que el metal absolutamente moderno, lo que, me parece, habla por sí mismo. En el caso de Souvenir, la incorporación de las guitarras electroacústicas para hacer la introducción más clara y cercana a esas líneas melódicas es muy atinada, pero también refuerza el alejamiento de la lógica metalera habitual. Dicha línea también permite que la voz de Juan Bolaños (de timbre menos grato que el del exvocalista más identificado con Luzbel, Arturo Huizar, pero muy bien controlada y potente) se luzca más de lo habitual, desde la habilidad de sus escalas y no desde el grito, e incorpore así el equilibrio necesario y modernizador con la técnica metalera de cantar. Y también la elección de una figura fija al final del solo, hecha con dos guitarras ya eléctricas en armonía (al estilo del final de Hotel California de Eagles) es poco habitual, pues el metal suena siempre a solo improvisado, aunque no lo sea, y en general con una sola guitarra, así que una vez más esa novedad en el subgénero lo refresca y enriquece melódicamente, pero lo aleja de su tradición, algo que debería pasar tanto que ya no pudiera hablarse de vicios reiterativos. De este modo, la música y el arreglo de Souvenir son bastante buenos, porque aquí la indudable calidad técnica de Greñas en la guitarra sí está acompañada de un entorno melódico favorable, y por tanto, no se vuelve una isla entre un mar de bases rítmicas machacantes, como suele sucederle no sólo a Luzbel, sino a todo el metal mexicano e internacional.
Sin embargo, una vez más la parte de la letra es muy floja, y desequilibra la canción de manera lamentable. Se nota el esfuerzo por crear una letra poética que alcance la calidad de la música, porque se buscó la incorporación de figuras retóricas no habituales en las letras metaleras, pero finalmente se nota del mismo modo la escasa habilidad para concretarlas de manera novedosa y profunda. Por ejemplo, se escoge para la primera línea la figura retórica más simple: una comparación. ¿Pero qué sentido elíptico tiene ese “vino de abril”? ¿Qué rasgos distintivos tiene el vino en abril, que no posee en otros meses, como para poder crear en la mente del oyente o lector de la letra una referencia honda y de impacto estilístico? Cuando, por poner un ejemplo, Roberto Ponce habla de “rojos de marzo”, la referencia lleva directamente al clima, al color de los atardeceres de marzo. Si la búsqueda en Souvenir era invocar la tibieza del vino bajo el clima de abril para compararla con el recuerdo, la elección es pobre, porque los elementos elegidos no son los más impactantes ni por su fondo ni por la figura poética que crean. Esto demuestra lo dicho antes: buena intención, mal logro, por inexperiencia e ingenuidad. Enseguida aparece la línea más lograda: “en el eco me responde tu silencio”. La contradicción lógica es lo de menos, porque como recurso literario no sólo es totalmente válida, como oxímoron (como “el sonido del silencio” de Paul Simon, una buena referencia para ver cómo un mismo tipo de imagen sí se puede lograr de mucho mejor manera), sino de gran riqueza poética si se hace bien, aunque de nuevo no se alcanza a ver plenamente la motivación estilística de su elección (casi parece accidental). Pero incluso así, es la mejor imagen de la letra. Sin embargo, cuando uno empieza a sentir esperanza de que la ambición poética pueda crecer a partir de esta línea, viene de inmediato la mala elección de la palabra “alcoba”, ese tipo de palabras que, por su carga desgastada por los lugares comunes, tienen que usarse con mucho cuidado, porque fácilmente llevan al ridículo y la cursilería (lo mismo que “ternura”, “princesa”, “sublime”, “candor”, etc.). Y si bien se podría argumentar que dicha palabra corresponde con la atmósfera añeja de la línea melódica, al ser la única vez que se usa ese recurso, no parece que la intención sea reforzar esa congruencia, sino que se eligió por querer sonar poético sin saber hacerlo, acudiendo a la llamada “palabra dominguera”, al modo de los versificadores caricaturescos de pueblo y del estilo demagógico de los políticos (como muestra Rulfo en su cuento El día del derrumbe, por ejemplo). Y todo empeora, porque, como si el fallido esfuerzo por intentar un estilo poético hubiera sido demasiado para el compositor, se pasa de plano a la frase más obvia posible: “no sé por qué tienes que partir, si todo era bello y era feliz”, digna del más puro Juan Gabriel, Martín Urieta o cualquier baladista hecho por Televisa. Así, como podemos ver la inestabilidad estilística de la letra es evidente, y sus alcances, paupérrimos, el mismo mal de siempre en el heavy metal, aunque esta vez no sea por los excesos de la tradicional cuasimitología barata de ángeles y demonios.
De este modo, es una pena que una de las mejores piezas del metal mexicano igual tenga notorias desventajas, desajustes y francos tropiezos frente al nivel artístico de otros subgéneros del rock. Y harían muy bien los amantes del metal en considerar objetivamente estos argumentos que sostienen esta opinión, y los músicos del subgénero en seguir creciendo, en lugar de la mera rabieta que estos y otros análisis críticos les suelen provocar.

18 comentarios:

  1. Grata sorpresa volver a leer tus interesantes y completísimos análisis, "de lo bueno, poco", parece ser tu lema actual, saludos mi cuate, da gusto saber de tí.

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias por tu generosidad de siempre, amigo Ariel. Ojalá esta escasa publicación de análisis fuera estratégica o de convicción; lamentablemente, no lo es, se trata de la pura y prosaica falta de tiempo, por el habitual exceso de chamba. De hecho, este post lo empecé ya hace meses, y apenas he podido agregarle algunas líneas muy de cuando en cuando. Hoy tuve al fin más tiempo y pude terminarlo. Ya lo he prometido sin poder cumplirlo, pero espero que ahora sí me llegue un poco más de calma para publicar más seguido. En todo caso, no he dejado de contestar los comentarios ni de visitar los blogs amigos, como los tuyos, porque me ayudan a descansar y reponerme. Para hacer post no me había dado la energía luego del trabajo, pero espero reivindicarme ahora, si se puede.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. 1) Ya estas mi buen Pingüino, que bueno que termino tu hibernación, jajaja.

    Primero gracias por postear en este día que es mi cumple, chido regalo!!.

    Segundo el Heavy Metal el genero que me llego a subyugar en mis años mozos, después de estar de “bitlemano”, de “rolinteco”, “clidenso”, (que esto ya era rock pesado, he), Zaz!!, existía Led Zeppelín, los Doors, Black Sabbath, Deep Purple, Hendrix, Iron Butterfly, Then Years After, Hurian Heep, aunque Zeppelín ya había bautizado al “Heavy Metal” el rock mas pesado (llamado en aquellos años como “hard rock”) había que estar atento a “Vibraciones” en la radio para escucharlos.

    Para mi en los 70´s en su apogeo estaba Queen, Scorpions y Judas Priest y otros grupos que iniciaban como Def Lepard, Iron Maiden, Motorhead, hasta que el Punk les dio una buena sacudida y le quitaron el Heavy, dejándolo solo en Metal y de ahí al thrash y bonche mas de nombres, yo me quede en el Heavy Metal de aquí partí al “Progresivo”.

    Al abrirse el mercado del rock en español fue un bálsamo para mis oídos y regrese a escuchar a grupos metaleros, como el nombrado Luzbel, Huizar, “Cristal y Acero” (aunque nunca creí en ellos) Farnux, (los extranjeros Baron Rojo, Angeles del Infierno, Rata Blanca), uno de mis favoritos “CODA” mas ligh, y a los grupos hoy llamados de “Avandaro” el Ritual, Toncho Pilatos, Ciruela, los mas pesados de aquellos ayeres, después ya con el Metal surgieron los Transmetal, Next, muy ruidosos para mi gusto.

    Con respecto a lo que comentas sobre el Heavy Metal, todo es bien cierto, pero al final que tiene el rock pesado y el Heavy Metal y aun el Rocanrol de los 60?, pues es la energía que proyectan, la vitalidad, el ritmo cuando uno empieza a escuchar el bajeo del “blues de la casa de la carretera”, el pie inconscientemente se empieza a mover te guste o no te guste bailarlo, es una música hecha para el cuerpo y no tanto para la cabeza.

    Aquí dejo otra rola de Luzbel que me gusta un buen. Y el link para que la escuchen, http://www.youtube.com/watch?v=Pe8GTwrHDe4

    Por piedad!

    Ensayaron en ti toda la crueldad
    eres un sacrificio sin terminar
    En tu espalda abrieron canales de sangre
    que no alcanza a lavar el pecado del hombre

    En tus ojos se siente el dolor infinito
    al ver a tus hijos pelear por instinto
    pies y manos clavados en tu madero
    me hacen cambiar el camino hacia tu cielo

    Por piedad!
    no lo soporto
    bájate de esa cruz
    por tu amor
    te lo suplico
    bájate de tu cruz

    Te lo suplico

    Con diadema de púas premiaron tu amor
    tu lucha de clases fue la salvación
    La grandeza de tu reino se vive en un beso
    eres hijo del espacio, oh padre de mi universo

    “Hoy puedo decirte que tu muerte ha sido en vano
    pues tus hijos se matan con su propia mano
    tu obra ha terminado desclávate por favor
    perdiste la guerra el horror ya comenzó”
    Por piedad!
    no lo soporto
    bájate de esa cruz
    por tu amor
    te lo suplico
    bájate de tu cruz

    Te lo suplico.

    Rolita ochentera y que reflejaba el momento de la “guerra fría”, en donde había una paranoia por que alguien oprimiera “el botón rojo” como canta el Arellano en “con un misil en mi nuca”.

    ResponderEliminar
  4. 2) Del grupo Halcón les dejo su disco “SUEÑOS” aquí viene esta rolita el disquito esta dos,tres.
    https://rapidshare.com/#!download|953p1|1778222268|halcon%20-%20sue%C3%B1os%20%281988%29.rar|42392|0|0|1|referer-8E644A9BAF4A2016D2B8D2F38025567F

    Que viva el Rock and roll

    escuchando buena música
    en mi radio con mi chava
    manejando voy a la reunión,
    la reunión es muy amena con la ideología sabia
    escuchando rock es de lo mejor
    felicidad, cordialidad, la amistad se vive ahí
    no importa tu idioma ni color

    escuchando buena música
    en mi radio con mi chava
    manejando a un concierto voy

    el stéreo a buen volumen
    es la música que une
    no importa tu idioma ni color

    toda la gente se pregunta
    cual es la esencia de su triunfo
    no importa tu idioma ni color

    escuchando buena música
    en mi radio con mi chava
    manejando a un concierto voy

    y es de lo mejor,
    que viva el rock and roll
    y es de lo mejor,
    que viva el rock and roll

    Muy sencilla hasta en su titulo, pero buena para el ego.

    Abrazos metaleros mi buen Pingüino y gracias de nuez.

    ResponderEliminar
  5. Entonces me alegra que este post sirva de felicitación y abrazo de cumpleaños, amigo Margarito. Chido, y que la pases "a too dar", como diría José Agustín. Y gracias también por seguir compartiendo material y experiencias personales.
    Respecto a lo que dices al final sobre el metal (de que es para el cuerpo y no para la cabeza), quizá justo ese es el problema. Primero, porque (perdonando los términos ontológicos) como toda partición del ser, es un empobrecimiento. Responde a la falacia de falsa dicotomía o falso dilema propio de la historia de eso que llamamos Occidente (sé que el término es impreciso, pero sirve para subrayar que no ocurre de la misma manera en otras culturas), al estilo de la religión, que separa cuerpo y espiritualidad, o de la especulación pseudopsicológica, que pretende separar emoción de razón. No veo por qué una música deba separar cabeza de cuerpo. De hecho, ese mismo argumento, de que es música para el cuerpo, podría utilizarlo el reggaetón, la disco o el dance, ¿no crees? Para mí, simplemente ese mismo argumento basta para considerar una música así como inferior a la que sí enriquece o al menos busca enriquecer la totalidad del ser...
    En fin, gracias de nuevo, y también felicidades de nuevo. Espero seguir publicando más seguido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Mi estimado Pingüino: Uno de los próximos domingos de julio tendré a JMV junto con CL en vivo con nuevas rolas, aprovechando una visita por estos lares. Al buen Margarito una felicitación y un consejo para el padre de su universo: Que piense bien que desclava primero si sus manos o sus pies, no se vaya a dar un chingadazo de época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA, Buen punto, si fuera yo el crucificado pediria que me desclavaran las manos, para darme en todo mi hocico.

      Eliminar
  7. Estupendo, amigo Rodrigo, será un deleite volver a oír a Moreno Villarreal, de quien hace ya muchísimo no se escucha (Carmen sí, obviamente, con sus nuevos discos). Por cierto, he logrado oír una parte de la programación en vivo los sábados (no alcanzo a llegar de la chamba para oír todo, así que, por ejemplo, gachamente sólo alcancé dos rolas de David Haro), así que felicidades.¿, es realmente revivir otras épocas. Ojalá esta mayor dinámica radial permanezca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Grax, hoy estará Cosme Álvarez y los Sultanes de Ahomercy y, para julio, en domingo, JMV, José Manuel Aguilera y Rafa Mendoza por lo pronto (no sé en que orden).
    Margarito: si te desclavas primero los pies te vas a dar un súper colgón

    ResponderEliminar
  9. Como dijera Rigo, Oh que gusto de volverte a leer!

    Gracias..Luzbel siempre ha sido de mis bandas favoritas, es una lastima lo que ha pasado con el grupo, parece ser que Greñas lo resucita de nuevo, a ver que ocurre esta vez.

    En cuanto a la rola, es buena, pero me gustan mas algunas otras, como Advertencia, La gran ciudad o Por piedad, en fin!

    Que bueno que se da sus tiempos y nos va regalando análisis de estos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Mil gracias, amigo Alex. Y bueno, Rigo es amor, ¿no?, ja, ja.
    Y espero que el tiempo siga estando de mi lado, como dijeran Jagger y Richard...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sr. Pinguino:
    Why Bother? Si el metal cantado en espanol, es de baja calidad musical y letristica (que no literaria) para que perder el tiempo en hacer una resena negativa? Ademas de extensa, su argumentacion es redundante en cuanto a la falta de calidad, bastaban solo dos lineas para establecerlo y ya. Lo que no entiendo es como un grupo mediocre musical y letristicamente como Mama-Z recibe loas y alabanzas de su misma persona. En fin, el que es el dueno del balon, es quien escoje a sus jugadores.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por la visita y el comentario, estimado Anónimo (una vez más invito a todos los Anónimos a que se tomen el tiempito de escoger apodo, sólo para diferenciarlos). Hay, sin embargo, algunas aclaraciones que hacer, y las pondré por puntos como me gusta, para no dejar nada afuera:
    1. No veo a qué se debe que pretendas diferenciar "letrístico" de "literario". Si es porque crees que la letra de canción no es un género literario, desde el punto de vista de la teoría literaria profesional simplemente te equivocas.
    2. Creo que tu error fundamental parte justo de una confusión: estos post no son reseñas. Son análisis críticos, lo cual es muy diferente. Por eso mismo, su sentido no es analizar sólo lo que descubro valioso, sino toda obra en sus méritos y deméritos. En este blog, la elección se debe a que me sirven para tocar temas del rock y del arte que me interesan; en el otro, escoger las 100 mejores canciones del rock mexicano, con los límites que explico en la PRESENTACIÓN. Así que en este contexto la crítica desfavorable es perfectamente válida.
    3. Explayar una idea, desarrollarla, no es redundancia. Creo hacer lo primero.
    4. El sentido del análisis crítico es justamente profundizar lo más posible, así que ponerlo en sólo "dos líneas", como sugieres, es contrario a lo que se intenta aquí.
    5. No hago "loas" de nadie. Analizo críticamente los méritos y deméritos de la rola y los solistas o grupos. Los motivos analíticos por los que no comparto tu opinión sobre Mamá-Z están desarrollados en los tres posts sobre su música (dos en el otro blog, uno aquí). Simplemente no coincides conmigo, lo que es válido. No obstante, por desgracia tú (igual que otros que disienten de lo que expongo) no das los argumentos analíticos en que se basa tu opinión. Sólo te limitas a decir que es una banda "mediocre", sin explicar nada más, lo que no te llevó ni siquiera las dos líneas que sugieres. Si hiciera los blogs a tu estilo, bastaría decir "me parece bueno" o "me parece malo" cada vez. No creo que eso profundice en nada. Sería muy enriquecedor que expusieras tus argumentos, porque si no, es imposible debatir.
    6. Por último, por todo lo señalado me parece mala tu analogía del "dueño del balón". Se me ocurre más bien que soy como quien hace un banquete, pero hecho al alcance y para desconocidos que puedan apreciarlo (los visitantes de estos blogs). Sigo sin entender que éstos mismos pretendan entonces que el menú sea de sus platos favoritos, y reprochen que no lo sea. Además, siguiendo la analogía, hago las recetas de expertos profesionales en el tema (es decir, los analistas de la obra de arte que expliqué en la PRESENTACIÓN del otro blog, creadores de los métodos que utilizo), y no improvisaciones mías caprichosas. En ese sentido, nada más alejado de estos espacios que el afán de autoridad autorreferente o egocéntrica que sugiere tu calificativo de "dueño del balón".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Me llegó un "comentario" (no soporta el título, la verdad). lleno de furia, insultos y descalificaciones baratas a raíz de este post, obviamente carentes de cualquier argumento. Reitero lo ya señalado: estos espacios son públicos, y por ello están abiertos a cualquier crítica. sobre todo si se disiente, porque eso enriquece a todos. Pero de la misma manera está absolutamente cerrado al insulto y toda estrategia de los trolles, así que el "comentario" ridículo ha sido eliminado, tal como anuncié, y como seguiré haciendo a todo aquel que no sepa las reglas más elementales de respeto para un mínimo debate, porque estos espacios no son para ventilar las frustraciones o los complejos intelectuales, éticos ni culturales de nadie, y en esto soy y seguiré siendo irreductible...

    ResponderEliminar
  14. En México, la palabra crítica está mal vista, porque creemos que criticar e insultar son sinónimos.

    ResponderEliminar
  15. Coincido, estimado Jorge. Seguiré tratando de combatir esto con mis pequeños espacios, pero sé que bajo el contexto educativo mexicano no hay mucho qué lograr...

    ResponderEliminar
  16. Ya quisieran los metaleros echarse un solo como el de JimiHen en "Once I had a Woman": https://open.spotify.com/track/2AtnrJEq48pGhlpgS59akM
    Tú sigue luchando combatiendo ese desconocimiento desde tus espacios, tan ricos, y que los pocos que sean capaces de aprender algo, que se lo lleven. Gracias por estos magníficos blogs.

    Ah, a mí me gusta mucho el metal, pero no el heavy sino el black y otras corrientes más extremas. Creo que ahí hay más arte (no en todo, claro), por ejemplo bandas como Emperor o Tiamat, que sin dejar de ser metal ruidoso, han hecho cosas estupendas; Tiamat incluso tiene letras excelentes.

    ResponderEliminar
  17. Mil gracias por el generoso apoyo, estimado Jorge, y claro que seguiré en el esfuerzo, desde mis limitadas fuerzas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar